como elegir zapatillas deportivas

Elegir las zapatillas deportivas adecuadas para los niños puede parecer sencillo, pero si quieres acertar con la compra lo mejor es realizar antes un pequeño análisis. Así te aseguras que compras las que son realmente adecuadas para sus necesidades. Por eso hoy queremos contarte cómo elegir zapatillas deportivas para niños y niñas

Ten en cuenta que la mayoría de problemas de pies que aparecen en la edad adulta se originan durante la infancia. Las causas suelen encontrarse en el uso de calzados inadecuados o de mala calidad y también por adquirir malas costumbres en su uso. Uno de los errores más habituales es tratar de aprovechar las zapatillas deportivas de los hermanos mayores. Aunque la talla sea adecuada, la forma del pie de cada uno es distinta. Las zapatillas que ya se han adaptado a los pies de un niño, no se adaptarán a los pies del siguiente.

Otra cosa importante a tener en cuenta es que los pies de los niños no son como los de los adultos. Sus pies están en pleno desarrollo y el puente de la planta está en formación. Por eso es tan importante saber cómo elegir las zapatillas deportivas adecuadas. Veamos cómo elegir correctamente las zapatillas deportivas de tus hijos.

1. Acertar con la talla de las zapatillas deportivas

La talla es el factor más importante para garantizar la comodidad y el correcto desarrollo del pie de los niños. Debe ser una talla que le sujete bien el pie, sobretodo la zona del talón, pero evitando que le apriete demasiado en la zona de los dedos. Una forma fácil de comprobarlo es retirar la plantilla de las zapatillas deportivas y colocar el pie de tu hijo/a  encima. El talón debe quedar en el extremo de la suela y ningún dedo debe sobrepasar la zona delantera de la plantilla. 

Otra forma de comprobar que la talla le va bien es asegurarse de que puede mover sus dedos con las zapatillas puestas. También puedes pedirte que lleve el pie lo más adelante posible y comprobar que puedes meter un dedo por la zona del talón, sin que sobre espacio pero sin que te cueste meterlo. Eso, en términos más exactos, se traduce en que no debe haber más de 14 mm de espacio sobrante ni menos de 8 mm.

2. Fijarse en el tejido y la transpirabilidad de las zapatillas deportivas

Los niños se pasan el día corriendo y jugando, por lo que es común que sus pies suden. Pero eso no significa que sus pies tengan que oler mal. El responsable del mal olor no es el sudor en sí mismo, sino las bacterias que aparecen cuando el tejido no transpira. Por eso, debes fijarte en que el tejido de las zapatillas sea transpirable o que tenga algún sistema de ventilación. Así, el pie no sudará tanto y se secará rápidamente. También es importante que las plantillas se puedan retirar para secarlas al aire libre o meterlas en la lavadora cuando sea necesario. 

Puedes fijarte, también, en si el tejido exterior se puede lavar fácilmente usando una esponja húmeda o metiéndolas en la lavadora.

3. Elegir una suela flexible y que no resbale

La suela de las zapatillas deportivas es un factor clave que garantiza la seguridad y la comodidad de las mismas. La zona delantera de la suela debe ser flexible. Debes poder doblarla fácilmente y ver que, cuando tu hijo se pone de puntillas, no le cuesta nada despegar el talón del suelo.

Además, la suela debe ser antideslizante, con un relieve que garantice un buen agarre en superficies lisas y húmedas.

4. Asegurarse de que están reforzadas tanto en el talón como en la puntera

Las zapatillas deportivas deben garantizar que el pie esté bien sujeto. Eso evitará lesiones durante la práctica deportiva y permitirá a tus hijos moverse con seguridad. La zona del talón es especialmente importante: el talón debe quedar bien sujeto pero sin limitar sus movimientos.

También es importante que la zona delantera esté bien reforzada, porque es la que más se suele desgastar con el uso, especialmente si van a utilizar sus zapatillas deportivas para jugar a fútbol. 

5. Autonomía y comodidad en el ajuste

Suele ser a partir de los 5 o los 6 años que los niños aprenden a atarse los cordones. Si aún no sabe, lo mejor es que te decantes por unas zapatillas deportivas con cierre de velcro o con cordones elásticos. Y si ya saben atarse los cordones, es importante enseñarle a apretarlos correctamente, para evitar que la zapatilla deportiva quede demasiado suelta. Eso provocaría que fuerce demasiado la musculatura al realizar ejercicio.

En resumen, lo más importante es que la talla sea la adecuada, que las zapatillas sean de suela flexible y antideslizante, que estén reforzadas y que sujeten bien su talón. Adicionalmente, conviene elegir unas zapatillas deportivas que sean transpirables y que le permitan ajustarlas a su pie cómodamente y con autonomía. De esta manera estaremos garantizando que nuestros hijos van cómodos y protegidos con sus nuevas zapatillas deportivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *