Llega una nueva estación, y con ella la necesidad de ordenar el armario de tus hijos, revisar la ropa que se les ha quedado pequeña y hacer un cambio de temporada. Con los niños, al orden se le suma la necesidad de revisar qué ropa mantenemos y qual se va, ya sea para el hermano pequeño, para otro familiar o amigo, o directamente para tirar.

Como esta tarea puede ser un poco tediosa -e incluso caótica- vamos a darte algunas ideas para ordenar el armario de tus hijos de forma rápida y eficaz.

Cómo ordenar los zapatos en el armario

La mejor manera de empezar es ordenar los zapatos. Saca todos los pares de zapatos que tiene tu hijo y colocalos en el suelo. Revísalos y aparta los que ya se le han quedado pequeños. En otra pila, deja los que aún le valen y vuelve a ordenar los zapatos en el armario. Puedes hacerlo así: en la parte más alejada mete los que son de otra temporada, y en la parte más accesible, los que llevará durante los próximos meses. Así tus hijos podrán alcanzar fácilmente los zapatos más adecuados sin caer en la tentación de ir con chanclas en pleno invierno.

Dependiendo de lo grande que sea el armario de tus hijos y la estructura del mismo, podrás ordenar los zapatos de una manera u otra. Algunas familias prefieren guardarlos en cajas para que no cojan polvo ni desprendan ningún olor. Si lo haces así, es buena idea poner en cada caja una foto del modelo para identificarlos fácilmente. Otra opción es guardarlos emparejados poniendo uno encima del otro, pero en ese caso vigila que no cojan mala forma.

Hecho esto, puede ser un buen momento para analizar si tu hijo va a necesitar algún par de zapatos nuevos.

Cómo ordenar la ropa de los niños en el armario

En cuanto a la ropa, lo mejor es dividir la tarea según el tipo de prenda. Primero los pantalones, luego las camisetas, luego los jerséis, etc.

El procedimiento será el mismo que con los zapatos. Cuando llegue el turno de los pantalones, por ejemplo, saca todos los que tiene y aparta aquellos que ya se le han quedado pequeños, dejando solo los que aún podrá aprovechar el año que viene. Los de la temporada que termina los puedes guardar en una estantería alta o al fondo de la cajonera, y los de la temporada que empieza los colocas en una zona más accesible.

Se trata de ir haciendo lo mismo para cada tipo de prenda, hasta terminar con un armario totalmente actualizado. La ropa de la próxima temporada habrá quedado en las zonas más accesibles, bien colocada y lista para usar, y la ropa de la temporada anterior estará en las zonas superiores o en el fondo de los cajones esperando a que vuelva a llegar su momento.

Recomedaciones adicionales al ordenar el armario de tus hijos

  • Si el armario es pequeño, la ropa de otra temporada se puede guardar en cajas y colocar encima del armario, en el canapé o en cualquier otro lugar que no moleste, indicando qué tipo de prendas hay en su interior y la talla.
  • Para las prendas pequeñas como la ropa interior puedes utilizar separadores o cajitas organizadoras. Así, será más fácil mantener el orden.
  • Intenta destinar cada uno de los cajones, estanterías o zonas del armario a un tipo de prenda diferente. De esta manera, además de encontrar más fácilmente lo que buscas, dará mayor sensación de orden y el armario se mantendrá organizado por más tiempo.
  • Si tus hijos aún son pequeños pero quieres inculcar en ellos el hábito de organizar su propia ropa, es muy buena idea colocar una foto del tipo de prenda que hay en cada cajón. A ciertas edades, lo que no se puede ver no existe, y ésta es una forma de ayudarles a localizar cada prenda y guardarla donde corresponde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *