plantillas niños

¿Te estás planteando comprarle unas plantillas a tu hijo/a? Espera a leer este artículo para averiguar si es necesario, y en cualquier caso, descubrir si las plantillas para niños deben tener puente o no.

La situación posiblemente sea la siguiente: Te has fijado en que tu peque, al apoyar los pies en el suelo, no tiene arco plantar. Dicho de otro modo, su pie apoya la totalidad de la planta en el suelo. Es lógico que en un primer momento te alarmes. Piensas que tu hijo/a tiene los pies planos y que seguramente necesitará esos zapatos ortopédicos tan horribles que se llevaban durante tu infancia. Quieres evitarlo, y piensas que quizás podría ser de ayuda comprarle unas plantillas con puente para que la situación mejore.

Sabemos que te preocupas mucho y siempre quieres lo mejor para tus hijos. Pero en este caso, puedes estar tranquilo. Lo más probable es que tu peque no necesite ningún tipo de plantilla especial, ni mucho menos zapatos ortopédicos.

Los pies de los bebés y niños pequeños son planos.

Todos los bebés tienen los pies planos. Es así, y es lo más normal del mundo. De hecho, hasta los 3 o incluso los 5 años, el pie del niño mantendrá esta forma regordeta y aplanada.

Así son los pies de los más pequeños. En lugar de arco plantar, presentan un cúmulo de grasa que les confiere esa forma tan característica. A medida que van creciendo, andando y ejercitándose, su musculatura se irá desarrollando, y a partir de los 5 años su arco plantar ya debería ser evidente.

Si tu hijo se puede poner de puntillas sin sentir ninguna molestia, no debes preocuparte. De hecho, en posición de puntillas podrás observar cómo de repente se forma el arco plantar. Si es así, y tu peque no indica que le duelan los pies al andar ni se cansa excesivamente, no hay ningún problema. Tu hijo tiene los pies tal y como los debe tener. Perfectos, regordetes y muy divertidos. A medida que crezca, el arco plantar se irá mostrando y su pie será similar al del adulto, con el arco plantar elevado.

Ahora bien, si al ponerse de puntillas no se forma el arco plantar, le duele o se cansa mucho al andar, entonces sí  es buena idea consultar al médico y solicitar una exploración para comprobar si tiene los pies planos rígidos.

Plantillas para niños ¿deben tener puente?

Como decíamos, en general la mayoría de los niños no tienen ningún problema en sus pies. En ese caso, las plantillas para niños no deben tener puente. De hecho, no será necesario que los niños utilicen plantillas de ningún tipo, excepto las que vienen con el calzado de calidad que les compramos. 

Si sacas la plantilla de sus zapatos o zapatillas verás que es totalmente plana. Así es como debe ser.

Ahora bien, si le has llevado al médico porque te da la sensación de que tiene molestias al andar o de que al ponerse de puntillas tampoco aparece el arco plantar, entonces será el especialista (podólogo, traumatólogo, etc.) el que te  indique qué plantillas puede utilizar tu hijo para sentirse más cómodo o ayudarle a mejorar su condición.

El doctor sabrá identificar si se trata de un pie plano flexible (el que es normal en todos los niños pequeños y que termina desapareciendo) o un pie plano rígido (el que posiblemente le acompañará por el resto de su vida).

Ten por seguro que si se trata de un pie plano flexible no te recomendará ningún tipo de plantillas especiales. Y mucho menos esos zapatos ortopédicos que hace unos años se recomendaban. De hecho, esos zapatos apenas se emplean ya, salvo en casos excepcionales. En su lugar se emplean plantillas, pero con el objetivo de aportar confort al niño, más que curarlo. Y es que ninguna plantilla, ni siquiera si tiene puente, va a curar el pie plano rígido.

Entonces, ¿debo comprar plantillas especiales para mi hijo/a?

Solo deberías comprar unas plantillas especiales si el podólogo, tras evaluar el caso, te las recomienda expresamente.

Si esto no ocurre, lo mejor es no comprarle al niño ningún tipo de plantillas especiales y simplemente utilizar las que vienen con el calzado

Ahora bien, si se le estropean esas plantillas y quieres comprarle unas porque el calzado aún le vale, siempre puedes comprar unas nuevas, pero que sean del mismo tipo que las que estás sustituyendo: planas, y de la talla correcta para que encajen bien en el calzado. 

Dicho todo esto, ahora ya sí podemos responder de forma clara y concreta. Las plantillas para niños no deben tener puente, a no ser que el especialista nos lo indique expresamente tras haber analizado detenidamente sus necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *